Tiempo correcto


Tu cambio está, tu meta está, sólo necesitas el tiempo adecuado. La frustración, el enojo, la tristeza por no obtenerlo de inmediato es real pero

¿Crees que es tu tiempo?

Lo estás logrando, lo estás construyendo y esa es la mejor manera de visualizar el éxito, el formar la estructura te da la fuerza y la capacidad de poder mantenerlo de pie a largo plazo te da las enseñanzas necesarias para poder hacerlo crecer y así no conformarte con lo que una vez soñaste y empezar la búsqueda para algo mejor. Se autocritico, pero no para destruirte sino para entender y mejorar. Lo que hace el tiempo es enseñar y corregir, para que así cuando lo logres puedas apreciar el valor de todo el tiempo que se invirtió. Recuerda NO es tiempo perdido son enseñanzas ganadas, porque de que te sirve obtenerlo de la noche a la mañana si no sabrás mantenerlo.

Lo bueno del tiempo es que pasa, lo bueno del tiempo es que llega, no te aflijas, no veas en el tiempo un enemigo, úsalo a tu favor.

¿Cuándo realmente fracasamos?

¿Cuándo no podemos lograrlo en el primer, segundo o tercer intento? o ¿Cuándo nos damos por vencido por las caídas?
Tenemos entendido que todo comienzo es difícil, que no tenemos una guía para lograrlo de la noche a la mañana, pero ¿Qué pasa cuándo ya no es el comienzo? Cuando ya se lleva  tiempo intentándolo y no se haya logrado, puedes sentir que fue tiempo perdido que ya no valdrá la pena seguir inténtalo y quieras desistir.

Pero antes de tomar esa decisión piensa esto:
Aunque no lo has logrado aún estás en camino , ya no es un comienzo desde 0 ya no se tiene la incertidumbre del comienzo, ya no tienes que pasar de nuevo por ese temor que se puede sentir al iniciar un nuevo proyecto, ya estás de camino, el éxito no viene en línea recta, puede venir con desniveles, barreras, golpes e infinidades de obstáculos , pero eres tú el encargado de encontrar el camino correcto hacia el éxito que quieres, Tratar de cambiar la estrategia pero NUNCA CAMBIAR  EL OBJETIVO.

Las grandes victorias vienen de las batallas.

¿Por amor o por presión social?

¿Lo haces por presión o por amor?

¿Realmente eres o serás feliz haciéndolo de la manera que lo haces? Son preguntas muy importantes que debemos hacernos a la hora de empezar un proyecto, un trabajo o incluso antes de empezar una relación. Ser sabio y tomar decisiones por lo que ¡TÚ QUIERES! es la actitud que debemos tomar y no por complacer el estereotipo de otras personas.

Se nos va la vida tratando de encajar y complacer, tratando de ser aceptados que no nos damos cuenta que después de esta vida en la tierra no hay otra y que sí no es ahora ¿Cuándo? que tan poco nos amamos como para no darnos el tiempo de escucharnos y tenernos fe, dejamos de creer en nuestros sueños por otros, y esos otros dejan de vivir lo que quieren por otros, y así se nos fue la única oportunidad de ser lo que queríamos.

Que el fracaso te dé más miedo que las burlas de los demás.

¿Quién eres? ¿Hacia dónde quieres ir?

¿Quién eres?

No es sólo saber tu nombre, edad y datos personales, cuando ya estás en la capacidad de poder saber quien eres ¿Te está gustando lo que ves?
El detenerte a pensar en quien te estás convirtiendo con los pasos del año, y la evolución que adquieres cada día te permite avanzar más enfocado, es estar consciente de los pasos que necesitas para tu siguiente jugada, O como aprenderte una coreografía, si te pierdes en un movimiento pero te sabes el siguiente paso, es más fácil continuar.

El conocerte sólo te da la garantía de poder jugar mejor tus estrategias y saber que movimiento viene después de una caída.

¿Hacia dónde quieres ir?

Con lo que brindas como ser humano ¿Hacia dónde te llevará? Piensa en grande, piensa  en que ¡¡Lo lograrás!! y ¿Después que lo logres qué? Te haz hecho esa pregunta? El tener control de tus  acciones o futuras acciones, te ayuda a un mejor manejo de tu alcance personal, teniendo en cuenta que nada es seguro, pero ¿laborando una estrategia hay más garantía de que funcione no crees ? No se trata de tener un estricto plano de tu vida, porque hoy en día hemos visto como todo puede cambiar y dar un giro inesperado, pero si se trata de tener un punto fijo de nuestro camino, y no importa que tanto podamos tardarnos, perdernos o confundirnos, lo importante siempre será llegar.

Y si ¿Después no hay después?

El manejo de la palabra después no debería estar cerca de nuestras ganas de comenzar (sea lo que sea que quieras comenzar) no debería estar presente esa duda en nuestros planes de emprender, es una palabra que no determina firmeza.  Y aunque no lo crean nos influencia a no querer comenzar,  porque sentimos que no es el tiempo correcto, la idea de tener una meta que alcanzar, es trabajar en ella aunque no te sientas capaz o seguro, trabaja en ella aunque creas no es el tiempo indicado, trabaja en ella así creas que será un fracaso, ¡TRABAJA EN ELLA!.

Lo que lleva al éxito es la constancia y dedicación, no el “después” o el “ahora no estoy listo”, no podemos asegurar que después habrá un después, no podemos
Asegurar que el después si será mejor.

Para mí, mi objetivo está claro, pero el éxito que necesitaré para lograrlo me lo dará el tiempo.

Eres más grande de lo que crees

Te minimizas y crees que no podrás.

Pero ponte a pensar esto; ¿Qué tiene esa persona que admiras que si pudo o que lo está logrando?, ¿Qué tú no? ¿Acaso es más inteligente, más capaz o mejor que tú? ¡NO! Lo único distinto es que de seguro esa persona aprendió de sus errores, se cayó y muchas veces pero se levanto y avanzó. Pensó en que no sería suficiente ni capaz pero hizo a un lado esos pensamientos negativos, o tal vez no, tal vez continuo aún con esos pensamientos; que se iban a burlar de él, o se mofarían de su talento o trabajo, pero no le dio la importancia sino que los utilizó como fuente de energía para mejorar, seguir, avanzar, y hoy por hoy es la persona que tú admiras y quisieras ser, pero amigo tú puedes lograrlo, solo necesitas dejar de darte excusas. Eres capaz de eso y mucho más, solo necesitas creer en ti. Te lo dice una chica que no sabe a donde llegará con esto, pero no por eso dejaré de hacerlo, lo haré y cada vez mejor, y tendré frutos por mi constancia y dedicación.

 ¡¡El tiempo perfecto no llega, tú lo creas perfecto!!

EL PODER DEL MIEDO PARA EL CAMBIO

Es increíble como el cambiar te puede beneficiar en tantos aspectos de tu vida, no nos enfoquemos nada más en los cambios físicos, si no en aquellos cambios desde una visión general. Ese poder de querer comerte el mundo cuando logras algo que creías difícil, o no, mejor ese poder que dan los avances que obtienes en un obstáculo que pensabas imposible de cruzar y los cruzaste con mucho esfuerzo, pero lo hiciste y ¡Wuao! que poder de seguir avanzando te da.

La palabra cambio que mal la interpretan algunos, al decirla creemos que obligatoriamente tenemos que tener detrás de ella un gran avance como para tener la autoridad de decirla y no creo sea así, creo que un cambio así sea pequeño se debe de valorar siempre, ya que es algo que te hace dar un giro a tu rutina a tu estilo de vida que te guía hacia tu meta y gracias a eso cada vez estas mas cerca.

Muchas personas le tienen miedo al cambio ya que se sienten incapaces de salir de su zona de confort y lo que no entienden es que siempre vamos a necesitar salir de esa zona para buscar la forma de creernos capaces, aún incluso mucho de ese impulso viene del miedo al fracaso, al vernos expuesto en un área que no conocemos y vulnerables a críticas y comentarios queremos dar lo mejor de nosotros para demostrar que sí sabemos lo que hacemos, y gracias a ese miedo logramos dar ese paso que por muy pequeño que sea es un pasito más hacia delante, que lo bueno que te traerá es darte ese poder de seguir continuando de ser autocrítico para no conformarte si sientes que algo no está dando el 100% de ti, el miedo solo construye una barrera que te ayudará a pensar las cosas dos veces por querer evitar errores, y es ese mismo miedo que te hará exigirte más y poder ser mejor cada día, entonces realmente está bien tener miedo al cambio, está bien no sentirse capaz, lo importante es lo que hagas con ese sentimiento de miedo y de insuficiencia y que entiendas que todos tenemos miedo.

pero los utilizamos
de formas distintas y ése es el poder que tiene.

Los cambios y el miedo son sentimientos que debemos de aprovechar para moldear nuestras capacidades y alcanzar las metas.

¿DE VERDAD LO NECESITAS?

La palabra verdad, una palabra que solemos usar mucho pero ¿Realmente la decimos de todo corazón? ¿Hay en ella cuando la pronunciamos la certificación al 100%?

En este caso quiero compartirles mi experiencia con el ayuno intermitente, para que logren entender un poco a que me refiero cuando digo “NO hay verdad absoluta de lo que tu cuerpo necesita”

Yo soy una persona que ama comer, usted me quiere ver feliz deme comida, pero en la búsqueda de acelerar todo mi proceso me encontré con lo que muchos tal vez ya conocen “ayuno intermitente” y los que no pues es básicamente dejar de comer por unas horas determinadas y comer en otras. Antes de hacerlo claramente investigue y leí mucho sobre el tema, incluso artículos de profesionales en nutrición que si están a favor de este método, muchos otros profesionales no lo recomiendan o no están del todo seguros si esto realmente funciona para ese objetivo, pero como todo siempre hay sus “No” y sus “Si” incluso bajé aplicaciones para controlar las horas y poder hacerlo de la mejor manera, en fin… Estaba decidida hacerlo.
Mientras iban pasando los días de haber comenzado mis horarios de comida sentía beneficios pero había un algo muy grande y es que yo me sentía mucho más amargada, no estaba contenta con los cambios de humor por los que estaba pasando, veía el reloj a cada momento por tener que esperar una hora para comer, se me hizo muy difícil cambiar un hábito de 10 años de por ejemplo desayunar todos los días a las 8 am a tener que comer a las 10 am o 11 am, ustedes dirán “ pero si no es mucha la diferencia”, pero créanme para mí estado emocional si lo era.
Después de intentar por mucho tiempo decidí o realmente entendí que no es para mí esta manera de alimentarme, no les niego que me ayudo un poco con el tema de la ansiedad, sobre eso de comer cada 5 minutos pero ¿realmente estaba dispuesta a sacrificar mi estado emocional?, ¿cambiar mi carácter a mal humor por causa de la comida? ¿Por causa de querer alcanzar todo más rápido? Cuando realmente lo que yo necesito (científicamente comprobado ) es una déficit calórico y ya, tome el tiempo que tome es lo que necesito para lograr lo que quiero, lo demás que haga está de sobra, y este me llevo a pensar en que si tú no te sientes bien con el método, con la dieta, con el cardio, el ayuna (porque dicen que es mejor) o con muchos otras maneras de querer acelerar todo, no lo uses, no lo hagas sólo por moda o por conseguir tu objetivo más rápido, tenemos que entender que no todos los cuerpos son iguales, que funcionamos, pensamos y sentimos de maneras diferentes. Y no me mal interpreten, no estoy a favor o en contra de este método, o de otros, estoy en contra de lo que hacemos por obligación y no por amor.

La verdad absoluta de lo que tu cuerpo necesita es que lo escuches, que no lo dejes a un lado y que entiendas que solo tú sabes lo que realmente necesitas. No nos dejemos llevar por el testimonio de terceros solamente. Consultemos, investiguemos y por último lo intentamos y si te sientes bien de esa manera ¡SIGUE! que no te sientes bien haciéndolo así ¡CÁMBIALO!, pero nunca castigues a tu cuerpo.

La estabilidad de tus emociones determina la constancia de tus metas.

El espejo, ¿Realmente que refleja ?

¿Es nuestro amigo o enemigo?

Nos detenemos en frente de él con ganas de ver una imagen agradable para nosotros, una imagen que según es una forma aceptable, de vernos con gusto, de vernos y sentirnos bien, pero muy pocas veces aceptamos lo que el reflejo del simple cristal nos da, nos miramos de frente, de lado, de espalda y ¿De verdad nos gusta lo que vemos?

¿Él nos refleja nuestros avances o lo que aún queremos corregir? Nos miramos cada día, cada instante que pasamos al frente de él sin darnos cuenta que nos obsesionamos por la apariencia que deseamos ver reflejada.

¿Qué ves cuando te ves?

Sea bueno o malo siempre nos enfocamos en lo que aún no hemos podido cambiar, en lo que aún para nosotros es defecto y nos vemos y nos seguimos juzgando sin pararnos y pensar pero ¿Si tanto me disgusta porque no lo cambio? ¿Por qué lo sigo viendo como un problema y no busco la solución?.

No debemos culpar a la comida por hacernos engordar, o a las salidas con amigos o familiares por hacernos salir de las odiadas “dietas”, no podemos justificarnos detrás de un “por esto estoy así” cuando es nuestra responsabilidad tener el cuerpo que tenemos así como también lo es querer alcanzar el cuerpo que deseamos. El espejo solo te refleja lo que tienes ahora, pero no determina lo que serás siempre, tú puedes cambiar esa imagen, puedes todos los días mirarte y decirte; ¡YA NO ME GUSTA ESTO Y LO CAMBIARÉ!
Con determinación, constancia y mucho amor puedes hacer que el espejo sea tu amigo, que en lugar de mirar y buscar críticas te mires y te sientas una persona orgullosa de lo que has logrado y avanzado, luego pensar en lo que te falta por lograr, que cuando te mires puedas ver en ti una persona con determinación y fuerza que entiende que no es fácil, pero no es imposible.

Dejemos de mirarnos en el espejo y juzgarnos. Dejemos de ser tan duros con lo que hoy somos y empecemos a mirarnos con admiración, empecemos agradecernos por lo que hoy tenemos, por lo que trabajaremos para ser en un futuro.

Ya es hora de agradecerle al espejo por lo que ves.