Tengo 22 años y vengo a compartir contigo lo que he aprendo día a día, sobre las apariencias físicas, consejos e ideas que me encuentro a diario, no solo quiero un copiar y pegar, quiero ser sincera con ustedes y mostrar lo más real de cada tema y encontrar una mejor versión de mi sin dejar de ser yo, y considero que todo es más fácil si juntos iniciamos un estilo de vida más saludable no solo en lo físico si no también en lo mental y emocional, nada más lindo que estar bien contigo mismo.
Juntos en esto será un espacio donde quiero expresarme, dar consejos desde mi punto de vista entendiendo que no soy profesional pero son situaciones que he vivido y experiencias que me han enseñado a no juzgar lo que hoy tengo si no a mejorarlo..

Pequeños Pasos

Solo sigue dando esos pequeños pasos todos los días. Crees que no te estas moviendo, pero cuando miras hacia atrás, te darás cuenta de lo lejos que has llegado

No te preocupes

Cada día que lo haces bien es un logro, aquel momento en el que no te sientas apto o satisfecho con lo alcanzado, no te preocupes. Voltea y observa todo lo que has logrado hasta ahora

POR TI Y PARA TI

Todo lo que logras es por ti y para ti, siéntete orgulloso

Los artículos Más recientes

Y si ¿Después no hay después?

El manejo de la palabra después no debería estar cerca de nuestras ganas de comenzar (sea lo que sea que quieras comenzar) no debería estar presente esa duda en nuestros planes de emprender, es una palabra que no determina firmeza.  Y aunque no lo crean nos influencia a no querer comenzar,  porque sentimos que no es el tiempo correcto, la idea de tener una meta que alcanzar, es trabajar en ella aunque no te sientas capaz o seguro, trabaja en ella aunque creas no es el tiempo indicado, trabaja en ella así creas que será un fracaso, ¡TRABAJA EN ELLA!.

Lo que lleva al éxito es la constancia y dedicación, no el “después” o el “ahora no estoy listo”, no podemos asegurar que después habrá un después, no podemos
Asegurar que el después si será mejor.

Para mí, mi objetivo está claro, pero el éxito que necesitaré para lograrlo me lo dará el tiempo.

Eres más grande de lo que crees

Te minimizas y crees que no podrás.

Pero ponte a pensar esto; ¿Qué tiene esa persona que admiras que si pudo o que lo está logrando?, ¿Qué tú no? ¿Acaso es más inteligente, más capaz o mejor que tú? ¡NO! Lo único distinto es que de seguro esa persona aprendió de sus errores, se cayó y muchas veces pero se levanto y avanzó. Pensó en que no sería suficiente ni capaz pero hizo a un lado esos pensamientos negativos, o tal vez no, tal vez continuo aún con esos pensamientos; que se iban a burlar de él, o se mofarían de su talento o trabajo, pero no le dio la importancia sino que los utilizó como fuente de energía para mejorar, seguir, avanzar, y hoy por hoy es la persona que tú admiras y quisieras ser, pero amigo tú puedes lograrlo, solo necesitas dejar de darte excusas. Eres capaz de eso y mucho más, solo necesitas creer en ti. Te lo dice una chica que no sabe a donde llegará con esto, pero no por eso dejaré de hacerlo, lo haré y cada vez mejor, y tendré frutos por mi constancia y dedicación.

 ¡¡El tiempo perfecto no llega, tú lo creas perfecto!!

EL PODER DEL MIEDO PARA EL CAMBIO

Es increíble como el cambiar te puede beneficiar en tantos aspectos de tu vida, no nos enfoquemos nada más en los cambios físicos, si no en aquellos cambios desde una visión general. Ese poder de querer comerte el mundo cuando logras algo que creías difícil, o no, mejor ese poder que dan los avances que obtienes en un obstáculo que pensabas imposible de cruzar y los cruzaste con mucho esfuerzo, pero lo hiciste y ¡Wuao! que poder de seguir avanzando te da.

La palabra cambio que mal la interpretan algunos, al decirla creemos que obligatoriamente tenemos que tener detrás de ella un gran avance como para tener la autoridad de decirla y no creo sea así, creo que un cambio así sea pequeño se debe de valorar siempre, ya que es algo que te hace dar un giro a tu rutina a tu estilo de vida que te guía hacia tu meta y gracias a eso cada vez estas mas cerca.

Muchas personas le tienen miedo al cambio ya que se sienten incapaces de salir de su zona de confort y lo que no entienden es que siempre vamos a necesitar salir de esa zona para buscar la forma de creernos capaces, aún incluso mucho de ese impulso viene del miedo al fracaso, al vernos expuesto en un área que no conocemos y vulnerables a críticas y comentarios queremos dar lo mejor de nosotros para demostrar que sí sabemos lo que hacemos, y gracias a ese miedo logramos dar ese paso que por muy pequeño que sea es un pasito más hacia delante, que lo bueno que te traerá es darte ese poder de seguir continuando de ser autocrítico para no conformarte si sientes que algo no está dando el 100% de ti, el miedo solo construye una barrera que te ayudará a pensar las cosas dos veces por querer evitar errores, y es ese mismo miedo que te hará exigirte más y poder ser mejor cada día, entonces realmente está bien tener miedo al cambio, está bien no sentirse capaz, lo importante es lo que hagas con ese sentimiento de miedo y de insuficiencia y que entiendas que todos tenemos miedo.

pero los utilizamos
de formas distintas y ése es el poder que tiene.

Los cambios y el miedo son sentimientos que debemos de aprovechar para moldear nuestras capacidades y alcanzar las metas.

¿DE VERDAD LO NECESITAS?

La palabra verdad, una palabra que solemos usar mucho pero ¿Realmente la decimos de todo corazón? ¿Hay en ella cuando la pronunciamos la certificación al 100%?

En este caso quiero compartirles mi experiencia con el ayuno intermitente, para que logren entender un poco a que me refiero cuando digo “NO hay verdad absoluta de lo que tu cuerpo necesita”

Yo soy una persona que ama comer, usted me quiere ver feliz deme comida, pero en la búsqueda de acelerar todo mi proceso me encontré con lo que muchos tal vez ya conocen “ayuno intermitente” y los que no pues es básicamente dejar de comer por unas horas determinadas y comer en otras. Antes de hacerlo claramente investigue y leí mucho sobre el tema, incluso artículos de profesionales en nutrición que si están a favor de este método, muchos otros profesionales no lo recomiendan o no están del todo seguros si esto realmente funciona para ese objetivo, pero como todo siempre hay sus “No” y sus “Si” incluso bajé aplicaciones para controlar las horas y poder hacerlo de la mejor manera, en fin… Estaba decidida hacerlo.
Mientras iban pasando los días de haber comenzado mis horarios de comida sentía beneficios pero había un algo muy grande y es que yo me sentía mucho más amargada, no estaba contenta con los cambios de humor por los que estaba pasando, veía el reloj a cada momento por tener que esperar una hora para comer, se me hizo muy difícil cambiar un hábito de 10 años de por ejemplo desayunar todos los días a las 8 am a tener que comer a las 10 am o 11 am, ustedes dirán “ pero si no es mucha la diferencia”, pero créanme para mí estado emocional si lo era.
Después de intentar por mucho tiempo decidí o realmente entendí que no es para mí esta manera de alimentarme, no les niego que me ayudo un poco con el tema de la ansiedad, sobre eso de comer cada 5 minutos pero ¿realmente estaba dispuesta a sacrificar mi estado emocional?, ¿cambiar mi carácter a mal humor por causa de la comida? ¿Por causa de querer alcanzar todo más rápido? Cuando realmente lo que yo necesito (científicamente comprobado ) es una déficit calórico y ya, tome el tiempo que tome es lo que necesito para lograr lo que quiero, lo demás que haga está de sobra, y este me llevo a pensar en que si tú no te sientes bien con el método, con la dieta, con el cardio, el ayuna (porque dicen que es mejor) o con muchos otras maneras de querer acelerar todo, no lo uses, no lo hagas sólo por moda o por conseguir tu objetivo más rápido, tenemos que entender que no todos los cuerpos son iguales, que funcionamos, pensamos y sentimos de maneras diferentes. Y no me mal interpreten, no estoy a favor o en contra de este método, o de otros, estoy en contra de lo que hacemos por obligación y no por amor.

La verdad absoluta de lo que tu cuerpo necesita es que lo escuches, que no lo dejes a un lado y que entiendas que solo tú sabes lo que realmente necesitas. No nos dejemos llevar por el testimonio de terceros solamente. Consultemos, investiguemos y por último lo intentamos y si te sientes bien de esa manera ¡SIGUE! que no te sientes bien haciéndolo así ¡CÁMBIALO!, pero nunca castigues a tu cuerpo.

La estabilidad de tus emociones determina la constancia de tus metas.