¿Cuándo realmente fracasamos?

¿Cuándo no podemos lograrlo en el primer, segundo o tercer intento? o ¿Cuándo nos damos por vencido por las caídas?
Tenemos entendido que todo comienzo es difícil, que no tenemos una guía para lograrlo de la noche a la mañana, pero ¿Qué pasa cuándo ya no es el comienzo? Cuando ya se lleva  tiempo intentándolo y no se haya logrado, puedes sentir que fue tiempo perdido que ya no valdrá la pena seguir inténtalo y quieras desistir.

Pero antes de tomar esa decisión piensa esto:
Aunque no lo has logrado aún estás en camino , ya no es un comienzo desde 0 ya no se tiene la incertidumbre del comienzo, ya no tienes que pasar de nuevo por ese temor que se puede sentir al iniciar un nuevo proyecto, ya estás de camino, el éxito no viene en línea recta, puede venir con desniveles, barreras, golpes e infinidades de obstáculos , pero eres tú el encargado de encontrar el camino correcto hacia el éxito que quieres, Tratar de cambiar la estrategia pero NUNCA CAMBIAR  EL OBJETIVO.

Las grandes victorias vienen de las batallas.